Fotografías del temporal que azotó hoy la costa de Santander, provocando espectaculares escenas…

P1130395 (Copiar)

Mañana de duro temporal la de hoy en Santander. Durante unas horas el mar fue el auténtico protagonista de la jornada. Provisto de chubasquero y paraguas acudí a retratarle con mi cámara. En esta primera foto que hice vemos cómo rompía el oleaje a la altura de la zona donde se encuentra el zoo marino. Las manchas ocres que se ven en la espuma proceden de la arena del fondo, revuelta y proyectada hacia arriba. Esa tremenda ola, considerando la altura natural del lugar, no alcanzaría menos de diez o doce metros. ¿A que impresiona?

P1130417 (Copiar)

Al fondo la isla de Mouro con su faro, uno de los iconos de la capital de Cantabria. Las olas que adornan la escena permiten imaginar la fuerza del temporal. Soplaba el viento con gran intensidad y llovía muy fuerte cuando capté esta imagen.

P1130434 (Copiar)

Subía «rabiosa» la marea, como se puede percibir en las olas que, batidas, morían en la arena de las playas de El Sardinero. Vemos otra escena espectacular y de enorme belleza que nos regalaba hoy el paisaje a los aficionados a la fotografía. A destacar, la estética creada entre el cielo (gigantesca nube, atractivo color) y los tonos del mar. La Madre Naturaleza, salta a la vista, es una artista genial.

P1130438 (Copiar)

En la Playa del Camello las olas estallaban contra su largo muro-paseo y alcanzaban también altura considerable. La foto muestra un claro ejemplo…

P1130445 (Copiar)

El popular, original, querido y fotografiadísimo camello de la Playa del idem, en apuros. Aquí le tenéis, amigos, pasado por agua y, a la vez, ¡pasándolas canutas! Minutos después de hacerle yo esta foto era ya un camello-submarinista.

P1130448 (Copiar)

Los surfistas santanderinos aprovechaban la jornada de mar bravo para cabalgar con sus tablas a lomos de las enormes olas de la Primera y la Segunda playa de El Sardinero. Contemplamos en acción a uno de ellos.

P1130449 (Copiar)

Esta última foto que hice y os presento demuestra la verdadera intensidad del temporal que azotó el mar en Santander a primera hora de la jornada. El detalle clave lo ofrece la proa del barco que véis rumbo a puerto. Proa que, debido al fortísimo oleaje, se levanta de manera notable. ¡Qué trabajo el de los profesionales del mar! Viajar en ese barco de carga y sentir tal meneo tiene que poner los pelos de punta. Si impresiona verlo aquí no resulta difícil imaginar qué se debe sentir a bordo. Mi homenaje y abrazo para todos ellos. Espero que os haya gustado el reportaje gráfico, amigos.