Recuerdo artístico / Emil Saüer

El histórico y añorado “Teatro Principal” de Santander se vistió de gala en abril de 1910 para recibir en su escenario a uno de los músicos más prestigiosos del panorama internacional: el pianista alemán Emil Saüer (foto). A través de su corresponsal en la ciudad, publicaba “Eco Artístico” en su primer número de mayo sobre tan destacada cita: «El meritísimo profesor que fue del Conservatorio de Viena, el inspirado compositor y coloso del piano, el gran artista aclamado de todos los públicos, condecorado por los Gobiernos y mimado por reyes, ha celebrado dos conciertos en este Teatro, los cuales han sido dos grandes solemnidades artísticas y una final y pública manifestación de entusiasmo hacia el virtuoso, a quien el distinguido y numeroso público santanderino acompañó hasta el hotel en medio de sinceras y entusiastas aclamaciones». De las exitosas actuaciones en España de Saüer, celebradas siempre a recinto lleno, subrayaría “ABC” en sus páginas de espectáculos allá por noviembre de 1920: «Mientras el pianista ejecuta se oiría un respiro: tal es el silencio. Saüer domina al público no sólo con la prodigiosa habilidad sino con su aspecto de genio venerable». Resulta muy llamativa, por nada habitual, la imagen de un pianista acompañado por los espectadores de su recital desde el teatro donde ha actuado hasta el hotel en el que se hospeda, y “aclamado” en la calle. Este detalle tan interesante de la reseña de “Eco Artístico” demuestra lo que gustó desde lejanos tiempos en Santander la música clásica y hasta qué punto se valoró a sus intérpretes de verdadera calidad. Estoy seguro de que Emil nunca olvidó aquella visita profesional a nuestra tierruca.