Aquel Santander que fue


Esta tarjeta postal coloreada «a mano» nos permite viajar a través del túnel del tiempo.