Cita en el Ateneo de Santander con el escritor Juan Francisco Quevedo

Una de las citas literarias de la presente semana tendrá lugar el próximo viernes, en Santander, a las 19.30 h. El escritor Juan Francisco Quevedo (foto superior) presentará en el Ateneo su nuevo libro (imagen inferior), titulado «Cincuenta años de la Peña Bolística Riotuerto. Una historia que contar». Se trata de una novela que refleja la importancia histórica de la Peña en la evolución de nuestro deporte autóctono. A lo largo de sus páginas se hace un recorrido sociocultural por las distintas boleras del municipio, con hincapié en lo que han significado como modelo de cohesión social intergeneracional y centro de reuniones y actividades tanto deportivas como culturales. Incide la trama especialmente en determinadas consideraciones etnográficas muy arraigadas a Cantabria, describiéndose con profusión de detalles el desarrollo de las romerías populares y la intervención de los danzantes, acompañados por los piteros, así como de las vestimentas y utensilios utilizados para la danza. En la primera parte del libro se apela a la «memoria sentimental común», donde se refleja la vida de un muchacho de un pueblo de Cantabria cuando transcurría en la calle, junto a las callejas y los corros, antes de que las nuevas tecnologías sacaran de ellas a la mayoría de jóvenes. Un tiempo de despreocupación en el que se apela al sentimiento de amor hacia la tierra, que pretende llegar a cualquier lector porque, como precisa al respecto Juan Francisco, «el cariño hacia lo pequeño, hacia el polvo, la luz y el barro de la tierra de nuestro pequeño lugar en el mundo, es universal».
La segunda parte de la biografía abandona la memoria sentimental para adentrarse en la memoria histórica de la peña. Para ello, cambia la técnica novelística y se establece un diálogo entre tres amigos que, al borde de una bolera, desmenuzan y repasan lo que han supuesto estos cincuenta años. Además, se describe y analiza la aportación educativa y cultural de la Escuela de Bolos de La Cavada como centro de creación de futuros deportistas. El relato novelado se complementa con fotos ilustrativas y profusos apéndices que, con rigor histórico, señalan la progresión de la Peña Bolística de Riotuerto. Enhorabuena a Juan Francisco Quevedo por este nuevo y excelente trabajo.